¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Mareos por ansiedadAl batallar con la ansiedad severa, por poner un ejemplo, ser capaz de controlar aspectos de su vida, como comida, peso y ejercicio, indirectamente da a la persona una falsa sensación de control, que puede calmar temporalmente los síntomas experimentados debido a la ansiedad.

El trastorno de ansiedad social asimismo puede llevar a una persona a temer que va a abochornarse o humillarse. puede acabar afectando la vida de las personas en muchos aspectos, trayendo consecuencias en el trabajo, en las relaciones conyugales y aun en el cuerpo, todo eso contribuyendo mucho al empeoramiento del cuadro de ansiedad. Este trastorno mental hace que tenga pensamientos negativos y una serie de desencadenamientos de síntomas fisiológicos y sensibles que pueden perjudicar la vida social y rutinaria.

En dependencia de la frecuencia y intensidad de los síntomas, la ansiedad puede convertirse en una patología de distintas formas: trastorno depresivo mayor o con determinados trastornos de personalidad; trastorno de ansiedad generalizada; trastornos mentales; trastorno alimentario; trastorno de pavor, trastorno obsesivo compulsivo, entre otros muchos desdoblamientos que vamos a abordar en este texto.

Mareos

Otros de los síntomas que nos pueden hacer saltar las alarmas es el de un ataque de ansiedad, es el mareo que puede sobrevenir sin causa aparente y a veces se achaca a otras causas orgánicas, como una bajada de azúcar por no haber comido, deshidratación, etc. Sin embargo, el cuerpo tiene muchas formar de transmitirnos ese temor que no puede objetivar en nada concreto pues en nuestra mente o estamos reprimiendo de la consciencia y el mareo es una de esas formas: El cuerpo nos dice que algo va mal y que tenemos que actuar, pero como no sabe muy bien que hacer nos prepara para la lucha o la huida y cuando eso no se produce los cambios orgánicos producen la marea por ansiedad. Este mecanismo mareo por ansiedad está explicado muy bien explicado en este artículo del mareo por ansiedad del Gabinete IPSIA de Madrid

Fobias

Cuando el temor llega a generar parálisis en el activar del individuo recibe el nombre de fobia, es una reacción brusca donde el sujeto pierde el control de la situación, en esas situaciones la persona procura huir del enfrentamiento. Por lo tanto, para las personas que presentan una vulnerabilidad genética, la intervención en los factores de agobio y sus consecuencias psicológicas sigue siendo la mejor manera de prevenir la aparición o la evolución de un trastorno de ansiedad. Una fobia específica es un trastorno de ansiedad que se identifica por un fuerte temor irracional a un estímulo, por poner un ejemplo, una situación, un objeto, un lugar o un insecto. Las personas que padecen en trastorno de ansiedad generalizada (TAD), sin embargo, sienten ansiedad y preocupación la mayor parte del tiempo, no solo en situaciones potencialmente estresantes. Asimismo, hay que considerar el hecho de que la crisis de ansiedad puede ser síntoma de un trastorno mental, como agorafobia, fobia social y otros géneros de fobias.

La agorafobia

Otra forma de ansiedad definida por el temor y la evitación de situaciones en las que a la persona le resultará difícil huir o encontrar ayuda, como las multitudes, grandes guardes, salas de concierto o transportes públicos.

El trastorno de pánico

se define por la repetición de ataques de pánico (crisis agudas de angustia), ciertos cuales son imprevisibles y suponen molestias cada día y una ansiedad anticipada (“temor a tener temor”) casi permanente. Las personas con fobia social ven las situaciones públicas como potencialmente angustiosas, y viven con el temor incesante de ser juzgados. Todos nos volvemos un poco tímidos cuando debemos hablar públicamente, más si el temor a hablar delante de los demás condiciona tu vida, puedes padecer fobia social. La fobia social es el temor irracional a las situaciones sociales. Un cierto grado de fobia social es normal.

Incluso cuando el alivio de la ansiedad viene con efectos secundarios y peligros, esto puede parecer un intercambio justo cuando el pavor y el temor están dominando su vida. Además de ataques de pánico inesperados y recurrentes, un diagnóstico de trastorno de pavor requiere que semejantes ataques tengan consecuencias crónicas: preocupación por las posibles implicaciones de los ataques, temor persistente de ataques futuros o cambios significativos en el comportamiento relacionado con los ataques.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios