¿Sabor en la realidad virtual?

sabor-virtualTras años y años de producción, las lentes de realidad virtual (VR) están ya en las estanterías de los establecimientos, para aquellos que deseen gozar de una inmersión visual completa. No obstante, las compañías tecnológicas ya miran más allí, y desean desarrollar el próximo paso sensorial. Los guantes hápticos, por servirnos de un ejemplo, que dejarán a los usuarios tocar y sentir los objetos que no estén allá físicamente, ya están en progreso.
Mas, ¿qué sucede con otros sentidos? Del sentido del gusto no se olvidan; presentado en el simposium anual sobre software, estudiosos de la Universidad Nacional de Singapur mostraron como fueron capaces de simular el sabor de comestibles dulces utilizando un sistema que calienta y enfría de manera rápida la lengua.
“Al ser una sensación agradable, el dulzor es reconocida como la sensación más preferida entre los 5 sentidos gustativos primarios”, notifican los estudiosos. “Con este procedimiento, se presenta un nuevo modo de simular virtualmente la sensación de dulzura a través de la aplicación de la estimulación térmica en la punta de la lengua. Los resultados preliminares sugieren que los participantes fueron capaces de percibir el sabor”.
No obstante, otro conjunto de estudiosos de la Universidad de Tokyo se centran en otro aspecto de la alimentación: la textura. Se han puesto electrodos en los músculos de la quijada, y a través de la perturbación de la frecuencia y la duración de los pulsos eléctricos, han sido capaces de simular los niveles de dureza y elasticidad de los comestibles virtuales.
Todos estos avances se hallan en un estado muy precario, más cualquier día podrían hacer que la realidad virtual sea, quizás, indistinguible.
Hemos visto de todo realmente virtual, y las grandes posibilidades son las que todavía están en el horno, aguardando a ser lanzadas en el instante en el que las opciones de masas como PS VR, Oculus o bien Vive. Por el hecho de que no hay que engañarse, sin una masa crítica y penetración de los kits de juegos para videoconsolas, no va a llegar más avance significativo. Las investigaciones prosiguen trayendo grandes promesas como la posibilidad de masticar y probar el sentido del gusto. Si bien suena a insensatez, no lo es.
Nimesha Ranasinghe y Ellen Yi-Luen Do llevan muchos años ensayando con vías para hacer sentir a las personas estar comiendo algo que no está ahí verdaderamente, particularmente en lo que se refiere a sabores, donde han tenido inconvenientes para simular los dulces en frente de otros más próximos a lo salobre. No es una cosa que pudiesen pasar por alto, puesto que uno de los objetivos de su trabajo es buscar la forma de superar la dependencia que hoy día se tiene del azúcar, para lograr sabores dulces sin efectos en un largo plazo para la salud.
No obstante, el enorme avance se ha dado en la Universidad de Tokio, donde han presentado un dispositivo que usa la electricidad para alentar la sensación de no solo estar mascando, sino más bien de probar con texturas merced a situar electrodos en el músculo maseter, el que usamos para mascar y morder. Ahí el sistema ofrece sensación de dureza o bien viscosidad conforme el usuario muerde, hasta el punto de que el usuario que no tiene nada en la boca cree estar comiendo algo.
A fin de que la textura fuera más fuerte, estimulan el músculo a una frecuencia más alta, al tiempo que un impulso eléctrico más fuerte simular un textura más flexible. Esto, sin buscar más factores, ya basta para que el descubrimiento sea una enorme nueva aun si se ingiere comida normal, puesto que bastantes personas aceptan sabores, mas no ciertas texturas del alimento, y a la inversa.
Una realidad virtual más invisible, o bien sencillamente una solución independiente para confundir a los sentidos asistiría a prosperar la nutrición de millones de personas, tanto para aquellas que pueden escoger como por las que padecen alguna nosología y no pueden masticar de manera voluntaria. La investigación seguirá para procurar agregar más músculos al sistema, lo que daría la posibilidad de crear más texturas e inclusive suministrar sonido, clave en la inmersión.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *